Inicio Nutrición y Dietética Frutas Pediátricas

Frutas Pediátricas

E-mail Imprimir PDF

Actualmente existe una avalancha publicitaria de jugos, néctares y refrescos.

La mayor parte de las veces la compra es inducida, por atractivas imágenes de frutas y colores que crean la sensación de que estos productos son de origen natural. Pero la verdad que no es así.

 

Los jugos de frutas, son productos que se caracterizan por poseer 100% de jugo, es decir los sólidos solubles de fruta que contiene el producto serán iguales a los contenidos en la fruta. Lo ideal es consumirlos frescos y lo antes posible, para que no alteren sus sustancias vitales. No usar edulcorantes, recordemos que las frutas tiene su propia azúcar, denominada fructosa, en el caso de las frutas ácidas se puede usar un endulzante natural que no sea azúcar refinada.

 

Al quitar el agua se obtiene concentrados de jugos de frutas. Para su consumo deben constituirse mezclando con la cantidad de agua indicada por el fabricante, obteniéndose de esta manera un producto semejante al jugo de la fruta que declaran contener. Tiene aditivos incorporados como: endulzantes naturales o artificiales, antioxidantes, antiespumantes y acidulantes.

 

Los néctares, contienen al menos un 20% m/m (masa/masa) de sólidos solubles de fruta, es decir, sólo un porcentaje de ellos corresponde a jugo de frutas y el resto es agua. Pueden contener hasta 200 gramos por kilo de azúcares en el producto base y también aditivos.

 

Las bebidas frutas contienen al menos un 10% de sólidos solubles m/m (masa/masa) de la fruta que se declara. Es decir casi no tiene fruta. Más bien están elaborados en base a agua, azúcar y aditivos.

 

Las bebidas de fantasía, no contienen jugos de frutas o sus extractos o se les ha agregado una cantidad de modo tal que los contenidos de sólidos solubles de fruta en el producto son menores al 10% m/m (masa/masa).

 

Contienen aditivos, espesantes, colorantes, saborizantes, edulcorantes, naturales o artificiales y otros aditivos. Las encontramos en forma líquida como las conocidas bebidas gaseosas o en polvo como los refrescos.

 

Recomendaciones: Academia Americana de Pediatría

 

  • Los jugos no deben ser introducidos en la dieta de los lactantes antes de los 6 meses de edad, ya que no ofrecen beneficios nutricionales en esta edad.
  • Los niños no deben disponer de jugos con tapas fácilmente manejables que les permitan consumirlos libremente a lo largo del día. No se les debe ofrecer jugos al acostarse.
  • La ingesta diaria de jugos debe ser limitada a 70 a 120 ml en niños de 1 a 6 años y para niños de 7 a 18 años de edad 200 a 250 ml diarios.
  • Los niños deben ser estimulados a comer las frutas completas para satisfacer sus necesidades diarias de fruta.
  • Los jugos de frutas no ofrecen beneficios nutricionales sobre las frutas completas en lactantes mayores de 6 meses y niños mayores.
  • El uso excesivo de jugo de frutas puede asociarse a diarrea, flatulencia, distensión abdominal y caída dentaria precoz.
 
Características de las frutas más benéficas en la edad pediátrica:
 
  • La granadilla, en frutoterapia, es la fruta pediátrica por excelencia. Contiene importante cantidad de proteínas, es una activante del timo, estimulando el sistema inmunológico y su crecimiento.  También es rica en vitamina C. Fortalece y madura el sistema digestivo de los bebés. Controla la hiperacidez, está indicada en el reflujo, tanto en bebés como en adultos.
  • El anón o anona azucarada es excelente para los niños por ser altamente nutritiva y digestiva.
  • Antes del primer año no se recomienda introducir en la dieta frutas ácidas como: naranja, mandarina o limón, ya que aunque son ricas en vitamina C, produce y exacerba las alergias y otros problemas digestivos.
  • Para el crecimiento: los cacahuetes, la granada, el corozo y el zapote.
  • También el coco, por contener proteínas de alto valor biológico necesarias para la formación de nuevos tejidos.
  • Los dátiles también ayudan al crecimiento, son un gran alimento por su riqueza en glucosa y levulosa (azúcares naturales), necesarios para su constante actividad y porque contienen cantidades importantes de hierro, calcio y fósforo y otros minerales y vitaminas para su desarrollo normal.
  • Para el estreñimiento en los bebés se puede suministrar por cucharaditas el agua de cocción de ciruelas hervida por lo menos durante media hora, y a los más grandecitos un puré semilíquido con ciruelas hervida pasadas por un colador de alambre y luego mezcladas con el agua donde hirvieron. A los niños que ya pueden masticar se les puede dar compota de ciruelas entre comidas. También es útil para el estreñimiento, en niños grandes, consumir cerezas en ayunas.
  • La remolacha también es usada para el estreñimiento. Se extrae el zumo de la remolacha cruda y se le suministra al bebe de 0 a 4 meses 5 gotas 3 veces al día hasta estabilizar la digestión. De 4 meses a un año 10 gotas 3 veces al día y de uno a cinco años una cucharada sopera 3 veces al día.
  • La mandarina ayuda a regularizar las evacuaciones de los riñones y por su alto contenido de agua evita la deshidratación.
  • Las limas maduras y dulces se recomiendan por su riqueza en calcio y escaso contenido de ácido cítrico.
  • El albaricoque es excelente para corregir retrasos en el crecimiento, inapetencia y por su riqueza en hierro para el tratamiento de anemias. También es laxante.
  • Los niños pequeños pueden consumir pera cruda rallada (sin piel ni semillas) o cocida (hervida y reducida a puré). Contiene calcio en adecuada cantidad, mineral imprescindible para la formación de huesos y dientes.
  • Para las diarreas se puede administra diariamente en cinco comidas, entre 500 y 1500 gr de manzana rallada. También es útil el zumo o extracto de arandanos secos o en conserva.
  • La leche de almendras es aconsejable usarla en las eccemas infantiles en lugar de leche de vaca.
  • Para el manejo de los parásitos en los niños se puede usar pepitas o semillas de limón maduro (una cucharadita), se machacan en un mortero y se hierven por 3 minutos. Se cuela, se endulza con un poco de miel y se le da a tomar media hora antes del desayuno o almuerzo. También se puede usar la corteza de la raíz de las moras en infusión, corteza de la naranja agria (madura) en infusión y la cáscara macerada de la piña en infusión.
 
Fuente:  Academia Americana de Pediatría
              Frutoterapia. Los frutos que dan vida.  Dr Albert Ronald Morales.
 
Galería de Imágenes

Calle 106 # 49-15
Cons 4
Citas: 3002929069
Personal: 3112332141
info@mbiologica.com
Bogotá - Colombia